Tag Archives: casa rural salsadella

Cerezas de Salsadella

La cereza es una fruta, más o menos redondeada (dependiendo de su variedad), crujiente, de sabor dulce y con un color carmesí brillante. Todo esto la convierte en una de las reinas de las frutas. Además, las cerezas presentan un gran variado vitamínico, siendo muy saludables.
La cereza es originaria de China, conocida ya hace más de 4.000 años. En cambio, los primeros árboles que se cultivaron, se localizaban en las zonas montañosas del Caucaso (sur de Rusia). El cerezo, al igual que muchos árboles que cultivamos en la actualidad, ya lo conocían a las civilizaciones orientales y serían ellos quienes lo importaron a nuestras tierras. La época exacta del primer cerezo que hubo en el término municipal de Salsadella se desconoce, ya que hace muchos años y no hay ningún escrito que lo constate, pero se cree que este “nuevo” árbol fue dado a conocer por los griegos o romanos hace ya más de 2.000 años. Otra teoría es que el cerezo fue importado por los musulmanes 700 años después. Lo que está bastante claro es que el cerezo tiene muchos años de historia en Salsadella. Una prueba evidente de esto es que al principio del siglo XX ya se conocían especies de frutos de un gran tamaño.

Se sabe que estos primeros cerezos estaban situados en la parte más oriental de La Salzadella , en las partidas conocidas como “los carrascals “, “les sorts”, etc. Aquí, cada familia tenía uno o dos árboles, para el propio consumo. Las mujeres solían ir a recoger las cerezas a pie y con una cesta . Es por esto el dicho popular salsadellense: “Per cirera i en cistella, venen tots a Salsadella” (“Para cerezas y con cesta, vienen todos a Salsadella”)

Podríamos afirmar que las cerezas eran una fruta de lujo, de muy buen sabor, conservado de generación a generación, pero sin haber un aumento significativo del calibre de ésta, pues no se comercializaba. Además, había cosas consideradas mucho más importantes para el consumo del agricultor, como lo eran el aceite, las hortalizas, el trigo, la cebada, etc.

Sin embargo, todo eso empieza a cambiar a mediados del siglo XX. En los años 40 comenzaron a aparecer los primeros comerciantes, los cuales compraban las cerezas a gran escala para su distribución nacional. Viendo que con esto se podía obtener una buena ayuda económica, algunos agricultores empezaron a plantar pequeñas fincas de cerezos. Concretamente, la clase que predominaba se denominaba ” garrofal “, la cual daba unos frutos muy sabrosos y dulces, aunque su color amarillento e irregular, junto con su calibre no muy grande, no daba una presencia ni en el mercado ni en la mesa (arrastrándola de ésta manera a su desaparición casi total). Otra clase que se cultivaba era la conocida como “de Sant Gregori ” o “negrita”. Ambas se caracterizaban por ser muy pequeñas (casi nunca superaban los 20 mm de diámetro, que es el mínimo exigido hoy en día).

Poco después, los agricultores decidieron juntarse para poder vender sus cerezas juntos, sacando así un mejor precio de su producto. Con el tiempo, se han ido creando nuevas clases, de mayor tamaño. Muchas de ellas han sido portadas de Cataluña por vecinos de la Salsadella que trabajaban allí. Algunas de estas clases se nombraban con el apelativo de la gente que las traía. Otras clases tomaron los nombres del sitio de donde procedían, como por ejemplo la “francesa” o una clase “que ha marcado una época” por su considerable tamaño y buen sabor: la denominada “Lleida”.

Pero ha sido a partir de la década de los 80 cuando empezaron a surgir muchas clases nuevas, plantadas y observadas en campos de ensayo, siendo seleccionadas solamente las mejores. De éste modo, se han obteniendo cerezos muy productivos, con frutos de muy buen sabor y de tamaños en torno a los 30 mm de diámetro.

El tema del envasado también es esencial para la venta y conservación de la fruta, por lo que con el paso de los años se ha ido reduciendo su tamaño. Hoy en día se venden en cajas de 2 Kg.

Actualmente, con estas buenas variedades y con la reciente marca de calidad CV se puede competir mejor en el mercado, presentando unos requisitos máximos de calidad, teniendo que estar sanas, limpias , con un buen estado de maduración, con una clasificación y calibración correctas y con uno envasado adecuado.

Fuente: salsacirerera.com

La cereza es una fruta, más o menos redondeada (dependiendo de su variedad), crujiente, de sabor dulce y con un color carmesí brillante. Todo esto la convierte en una de las reinas de las frutas. Además, las cerezas presentan un gran variado vitamínico, siendo muy saludables.

La cereza es originaria de China, conocida ya hace más de 4.000 años. En cambio, los primeros árboles que se cultivaron, se localizaban en las zonas montañosas del Caucaso (sur de Rusia). El cerezo, al igual que muchos árboles que cultivamos en la actualidad, ya lo conocían a las civilizaciones orientales y serían ellos quienes lo importaron a nuestras tierras. La época exacta del primer cerezo que hubo en el término municipal de Salsadella se desconoce, ya que hace muchos años y no hay ningún escrito que lo constate, pero se cree que este “nuevo” árbol fue dado a conocer por los griegos o romanos hace ya más de 2.000 años. Otra teoría es que el cerezo fue importado por los musulmanes 700 años después. Lo que está bastante claro es que el cerezo tiene muchos años de historia en Salsadella. Una prueba evidente de esto es que al principio del siglo XX ya se conocían especies de frutos de un gran tamaño.

Se sabe que estos primeros cerezos estaban situados en la parte más oriental de La Salzadella , en las partidas conocidas como “los carrascals “, “les sorts”, etc. Aquí, cada familia tenía uno o dos árboles, para el propio consumo. Las mujeres solían ir a recoger las cerezas a pie y con una cesta . Es por esto el dicho popular salsadellense: “Per cirera i en cistella, venen tots a Salsadella” (“Para cerezas y con cesta, vienen todos a Salsadella”)

Podríamos afirmar que las cerezas eran una fruta de lujo, de muy buen sabor, conservado de generación a generación, pero sin haber un aumento significativo del calibre de ésta, pues no se comercializaba. Además, había cosas consideradas mucho más importantes para el consumo del agricultor, como lo eran el aceite, las hortalizas, el trigo, la cebada, etc.

Sin embargo, todo eso empieza a cambiar a mediados del siglo XX. En los años 40 comenzaron a aparecer los primeros comerciantes, los cuales compraban las cerezas a gran escala para su distribución nacional. Viendo que con esto se podía obtener una buena ayuda económica, algunos agricultores empezaron a plantar pequeñas fincas de cerezos. Concretamente, la clase que predominaba se denominaba ” garrofal “, la cual daba unos frutos muy sabrosos y dulces, aunque su color amarillento e irregular, junto con su calibre no muy grande, no daba una presencia ni en el mercado ni en la mesa (arrastrándola de ésta manera a su desaparición casi total). Otra clase que se cultivaba era la conocida como “de Sant Gregori ” o “negrita”. Ambas se caracterizaban por ser muy pequeñas (casi nunca superaban los 20 mm de diámetro, que es el mínimo exigido hoy en día).

Poco después, los agricultores decidieron juntarse para poder vender sus cerezas juntos, sacando así un mejor precio de su producto. Con el tiempo, se han ido creando nuevas clases, de mayor tamaño. Muchas de ellas han sido portadas de Cataluña por vecinos de la Salsadella que trabajaban allí. Algunas de estas clases se nombraban con el apelativo de la gente que las traía. Otras clases tomaron los nombres del sitio de donde procedían, como por ejemplo la “francesa” o una clase “que ha marcado una época” por su considerable tamaño y buen sabor: la denominada “Lleida”.

Pero ha sido a partir de la década de los 80 cuando empezaron a surgir muchas clases nuevas, plantadas y observadas en campos de ensayo, siendo seleccionadas solamente las mejores. De éste modo, se han obteniendo cerezos muy productivos, con frutos de muy buen sabor y de tamaños en torno a los 30 mm de diámetro.

El tema del envasado también es esencial para la venta y conservación de la fruta, por lo que con el paso de los años se ha ido reduciendo su tamaño. Hoy en día se venden en cajas de 2 Kg.

Actualmente, con estas buenas variedades y con la reciente marca de calidad CV se puede competir mejor en el mercado, presentando unos requisitos máximos de calidad, teniendo que estar sanas, limpias , con un buen estado de maduración, con una clasificación y calibración correctas y con uno envasado adecuado.

Fuente: salsacirerera.com

La cereza es una fruta, más o menos redondeada (dependiendo de su variedad), crujiente, de sabor dulce y con un color carmesí brillante. Todo esto la convierte en una de las reinas de las frutas. Además, las cerezas presentan un gran variado vitamínico, siendo muy saludables.

La cereza es originaria de China, conocida ya hace más de 4.000 años. En cambio, los primeros árboles que se cultivaron, se localizaban en las zonas montañosas del Caucaso (sur de Rusia). El cerezo, al igual que muchos árboles que cultivamos en la actualidad, ya lo conocían a las civilizaciones orientales y serían ellos quienes lo importaron a nuestras tierras. La época exacta del primer cerezo que hubo en el término municipal de Salsadella se desconoce, ya que hace muchos años y no hay ningún escrito que lo constate, pero se cree que este “nuevo” árbol fue dado a conocer por los griegos o romanos hace ya más de 2.000 años. Otra teoría es que el cerezo fue importado por los musulmanes 700 años después. Lo que está bastante claro es que el cerezo tiene muchos años de historia en Salsadella. Una prueba evidente de esto es que al principio del siglo XX ya se conocían especies de frutos de un gran tamaño.

Se sabe que estos primeros cerezos estaban situados en la parte más oriental de La Salzadella , en las partidas conocidas como “los carrascals “, “les sorts”, etc. Aquí, cada familia tenía uno o dos árboles, para el propio consumo. Las mujeres solían ir a recoger las cerezas a pie y con una cesta . Es por esto el dicho popular salsadellense: “Per cirera i en cistella, venen tots a Salsadella” (“Para cerezas y con cesta, vienen todos a Salsadella”)

Podríamos afirmar que las cerezas eran una fruta de lujo, de muy buen sabor, conservado de generación a generación, pero sin haber un aumento significativo del calibre de ésta, pues no se comercializaba. Además, había cosas consideradas mucho más importantes para el consumo del agricultor, como lo eran el aceite, las hortalizas, el trigo, la cebada, etc.

Sin embargo, todo eso empieza a cambiar a mediados del siglo XX. En los años 40 comenzaron a aparecer los primeros comerciantes, los cuales compraban las cerezas a gran escala para su distribución nacional. Viendo que con esto se podía obtener una buena ayuda económica, algunos agricultores empezaron a plantar pequeñas fincas de cerezos. Concretamente, la clase que predominaba se denominaba ” garrofal “, la cual daba unos frutos muy sabrosos y dulces, aunque su color amarillento e irregular, junto con su calibre no muy grande, no daba una presencia ni en el mercado ni en la mesa (arrastrándola de ésta manera a su desaparición casi total). Otra clase que se cultivaba era la conocida como “de Sant Gregori ” o “negrita”. Ambas se caracterizaban por ser muy pequeñas (casi nunca superaban los 20 mm de diámetro, que es el mínimo exigido hoy en día).

Poco después, los agricultores decidieron juntarse para poder vender sus cerezas juntos, sacando así un mejor precio de su producto. Con el tiempo, se han ido creando nuevas clases, de mayor tamaño. Muchas de ellas han sido portadas de Cataluña por vecinos de la Salsadella que trabajaban allí. Algunas de estas clases se nombraban con el apelativo de la gente que las traía. Otras clases tomaron los nombres del sitio de donde procedían, como por ejemplo la “francesa” o una clase “que ha marcado una época” por su considerable tamaño y buen sabor: la denominada “Lleida”.

Pero ha sido a partir de la década de los 80 cuando empezaron a surgir muchas clases nuevas, plantadas y observadas en campos de ensayo, siendo seleccionadas solamente las mejores. De éste modo, se han obteniendo cerezos muy productivos, con frutos de muy buen sabor y de tamaños en torno a los 30 mm de diámetro.

El tema del envasado también es esencial para la venta y conservación de la fruta, por lo que con el paso de los años se ha ido reduciendo su tamaño. Hoy en día se venden en cajas de 2 Kg.

Actualmente, con estas buenas variedades y con la reciente marca de calidad CV se puede competir mejor en el mercado, presentando unos requisitos máximos de calidad, teniendo que estar sanas, limpias , con un buen estado de maduración, con una clasificación y calibración correctas y con uno envasado adecuado.

Fuente: salsacirerera.com

Casa rural Salsadella

La Salsadella está ubicada sobre terreno elevado en la falda occidental de las Atalayas de Alcalà. Paisaje con vegetación típicamente mediterránea como olivos, almendros, frutales, destacando la afamada cereza.

Se accede a esta localidad desde Castellón tomando la CV-10.

En el término municipal de Salsadella se encuentran también los siguientes núcleos de población:

  • Masía d’En Guasch.
  • Masía de la Teulería.
  • Masía del Andalus de Baix.
  • Masía del Andalus de Dalt.
  • Masía La Solana.

El término municipal de Salsadella limita con las siguientes localidades: San Mateo, Santa Magdalena de Pulpis, Alcalà de Xivert, Coves de Vinromà, Catí y Tírig todas ellas de la provincia de Castellón.

Cuenta con varios monumentos entre los que podemos destacar la Ermita de Santa Bárbara.

Ermita Santa Bárbara Salsadella

Ermita Santa Bárbara Salsadella

La Salsadella está ubicada sobre terreno elevado en la falda occidental de las Atalayas de Alcalà. Paisaje con vegetación típicamente mediterránea como olivos, almendros, frutales, destacando la afamada cereza.

Se accede a esta localidad desde Castellón tomando la CV-10.

En el término municipal de Salsadella se encuentran también los siguientes núcleos de población:

  • Masía d’En Guasch.
  • Masía de la Teulería.
  • Masía del Andalus de Baix.
  • Masía del Andalus de Dalt.
  • Masía La Solana.

El término municipal de Salsadella limita con las siguientes localidades: San Mateo, Santa Magdalena de Pulpis, Alcalà de Xivert, Coves de Vinromà, CatíTírig todas ellas de la provincia de Castellón.

Cuenta con varios monumentos entre los que podemos destacar la Ermita de Santa Bárbara.

Ermita Santa Bárbara Salsadella

Ermita Santa Bárbara Salsadella


La Salsadella está ubicada sobre terreno elevado en la falda occidental de las Atalayas de Alcalà. Paisaje con vegetación típicamente mediterránea como olivos, almendros, frutales, destacando la afamada cereza.

Se accede a esta localidad desde Castellón tomando la CV-10.

En el término municipal de Salsadella se encuentran también los siguientes núcleos de población:

  • Masía d’En Guasch.
  • Masía de la Teulería.
  • Masía del Andalus de Baix.
  • Masía del Andalus de Dalt.
  • Masía La Solana.

El término municipal de Salsadella limita con las siguientes localidades: San Mateo, Santa Magdalena de Pulpis, Alcalà de Xivert, Coves de Vinromà, Catí y Tírig todas ellas de la provincia de Castellón.

Cuenta con varios monumentos entre los que podemos destacar la Ermita de Santa Bárbara.

Ermita Santa Bárbara Salsadella

Ermita Santa Bárbara Salsadella